SIN INTERMEDIARIOS. POR UN COMERCIO JUSTO.

"...Cuando me preguntan si soy agricultor,siempre contesto que soy un hombre que no solo cultivo, sino también observo, me preocupo e intento dar armonía a mi entorno y que todo ello, me lleva con mi esfuerzo creativo a sacar frutos de mi huerta, sin mermar la fertilidad de la tierra y de proporcionar productos que contribuyen a la salud de los demás, sin contaminar la tierra, el agua, el aire que nos son esenciales, modelando la belleza del paisaje, alimentando el cuerpo y el espíritu. Sí, agricultor soy... De ahí nace Bobalén ecológico".

jueves, 18 de enero de 2018


Gastronomía malagueña


     Si tenemos que hablar de la gastronomía de la provincia de Málaga, diremos que fundamentalmente se trata de una cocina marinera. Pero Málaga, encerrada entre la sierra y el mar, pone a nuestra disposición una gran variedad de productos, buen pescado, carne y embutido de la sierra, y frutas tropicales fundamentalmente de la zona de la Axarquía. Pero no podemos olvidar lo que es la "despensa" por cercanía, cultura y tradición: El Guadalhorce, y de ahí que nuestra riqueza culinaria esté muy unida a productos originarios de esta zona como son los productos de huerta autóctonos: como el tomate "huevo de toro", pimiento "miguelín", melón "mantecoso" y no podemos olvidar los reyes de la zona: los Citricos. 
   De ahí, que hoy me apeteciera realizar una Ensalada Malagueña, con Naranjas  variedad Whashintong navel, de Bobalen, que fueron plantadas por mis abuelos allá por 1967, es la reina de las naranjas, ya que se deduce que de esta variedad surgieron las demás tipo navel, por mutaciones espontáneas.

ENSALADA MALAGUEÑA

   La ensalada malagueña es una ensalada de la cocina popular malagueña, que en muchas localidades de la provincia denominan también “ensalada cateta”.

   Es una ensalada de invierno de fácil elaboración, económica, nutritiva y que podemos hacer en cualquier momento. Una vez elaborada se puede conservar en el frigorífico bien tapada.

 

 El origen de este plato es humilde. Su principal característica es que emplea productos de la “tierra” (la patata, la cebolleta, la naranja, la aceituna, el aceite) y el bacalao, productos que se daban en los "tajos" de trabajo, es decir que se hacía con los productos que en ese momento había en la huerta...De ahí las antiguas estampas, de tareas agrícolas donde jornaleros y agricultores realizaban su trabajo como:  siegas, recogida de aceitunas, escardas, y trillas y se veía a alguna mujer con niños realizando este rico plato con las frutas y verduras que en aquel momento se encontraba en la tierra para compartirlos en el mantel sobre el suelo. Más de una vez vívi aquello por finales de los 70 con mis abuelos y padres jóvenes, en Bobalén.
   


INGREDIENTES:
3 patatas medianas
3 naranjas de mesa
100 grs de bacalao en salazón, cortado a tiras.
3 cebolletas o una cebolla
2 Huevos duros (opcional)
Sal gorda (opcional)
Aceitunas partidas (variedad aloreña preferentemente)
100 cc de Aceite de oliva virgen extra
PREPARACIÓN:
Cuece las patatas peladas hasta que estén tiernas. Escurre y reserva. Cuando estén frías corta en trozos no muy grandes o rodajas gruesas. Si quieres que tengan más sabor las puedes cocer con su piel.
Corta las naranjas peladas en rodajas, reservando el jugo que sueltan. Pica las cebolletas en trozos. Pica los huevos duros en rodajas gruesas o cuartos.
Monta la ensalada mezclando las patatas cocidas y frías con la cebolleta picada y las rodajas de naranja, con su jugo. Decora con bacalao asado en la llama y desmigado en tiras finas, las aceitunas verdes y el huevo cocido.
Adereza con una pizca de sal, aunque si el bacalao es muy salado no hace falta. Riega con el aceite de oliva, y sirve al momento, aunque está mejor si se guarda esta receta de ensalada malagueña en frío una media hora antes de servirla.

bobalenecologico.es 

bobalenecologico facebook


jueves, 4 de enero de 2018







5 fantásticas razones para consumir productos ecológicos



5 fantásticas razones para comprar alimentos orgánicos _productos ecológicos la despensicaBobalenecologico.es
  
5 fantásticas razones para comprar alimentos orgánicos 

Actualmente, comer sano se ha convertido en una prioridad para muchos. El estilo de vida saludable es, indudablemente, tendencia mundial y gran cantidad de términos como “agroecología” y “alimentos orgánicos” invaden los comerciales y supermercados. 

No obstante, los increíbles beneficios de estos productos van más allá de la etiqueta y la publicidad. Lamentablemente, gran cantidad la población aún no están familiarizadas con las ventajas del consumo de alimentos sustentables. 

Pero… ¿Sabes a ciencia cierta qué es un alimento orgánico? Un alimento es considerado orgánico cuando se produce bajo determinados procedimientos y sigue una serie de normativa y estándares ecológicos, como evitar el uso de productos químicos, fertilizantes artificiales pesticidas y herbicidas. 

Si estás pensando en incluir estos alimentos en tu dieta pero aún no te decides, estas 5 razones te van a convencer: 

1.      Elimina los químicos de tu plato 
Al ser cultivados bajo una normativa bastante estricta, los alimentos orgánicos certificados eliminan de nuestro menú el consumo de sustancias potencialmente nocivas para la salud. Ejemplo de ello es el alto contenido de nitratos característico de los fertilizantes, los cuales son altamente cancerígenos. 
Además, no sólo nos referimos al cultivo de verduras, hortalizas y frutas. Tradicionalmente, consumimos hormonas y antibióticos diariamente junto con las carnes sin siquiera saberlo. El uso desmedido de los antibióticos trae consecuencias devastadoras, incrementado la resistencia bacteriana. En contraste, los animales que son criados bajo normativas orgánicas nunca son expuestos a estos compuestos. 
Los estándares orgánicos también involucran un trato respetuoso a los animales y estos gozan de bienestar en las granjas ¡Punto para la agroecología! 

2.      Diversificas tu dieta 
Nuestra dieta es increíblemente monótona. Estamos acostumbrados a consumir diariamente las mismas verduras y frutas que encontramos en el supermercado. Nuestras ensaladas no van más allá de lechuga y tomate. 
Una tendencia de los productores agroecológico es el aumento de la biodiversidad en los cultivos y aumentar la producción de rubros ancestrales y no convencionales. Las variedades locales nos ayudan a variar menú y además, suelen tener propiedades nutritivas extraordinarias que nos ayudan a enriquecer nuestra dieta. 
Te impresionará saber que existe una inmensa cantidad de verduras y frutas locales que nunca has probado, de hecho es posible que no hayas escuchado sus nombres antes.  Ejemplos destacados son las semillas de chía y quinua, productos que a menudo son producidos de forma orgánica. Puedes conocer sus propiedades aquí. ¡Son tan nutritivas que la NASA los considera adecuados para ser consumidos por astronautas en el espacio! 

3.      Ayudas al ambiente 
Podemos mejorar la calidad de nuestros ecosistemas realizando compras inteligentes y conscientes en el supermercado. El uso de pesticidas y cantidad colosales de químicos no afecta solamente nuestra salud, también afecta la salud de nuestro planeta. Todos estos compuestos son liberados sin ningún tipo de restricción al ambiente contaminando los suelos, ríos y lagos. Evidentemente, esto altera su composición y fauna. 
Los cultivos sustentables utilizan alternativas ecológicas, como rotación de cultivos, fertilizantes y abonos orgánicos, que mejoran la calidad del suelo y de los alimentos. 

4.      ¡Los alimentos orgánicos son deliciosos! 
En la comunidad científica existe un acalorado debate relacionado con el contenido nutricional de los alimentos orgánicos. Aún es desconocido si los alimentos producidos de forma orgánica son más nutritivos que los convencionales. Si bien existen estudios que apoyan ambas teorías, las evidencias aún no son concluyentes. 
Sin embargo, la mayoría de los consumidores están de acuerdo que los alimentos orgánicos presentan un mejor sabor que los tradicionales. Evidentemente, todo ese sabor y frescura típica es producto de la ausencia de químicos y conservantes. 

5.      Apoyas a pequeños productores locales 
La mayoría de alimentos orgánicos son cultivados por pequeños productores y empresas. Estos suelen vender sus productos, generalmente, en cadenas cortas de comercio local. Así, tendrás en tu mesa los alimentos más frescos del mercado mientras ayudas a los productores de tu zona con su negocio. Es cierto que los alimentos orgánicos suelen ser un poco más costoso. Pero su producción y certificación valen ese pequeño incremento. 

Sé que la próxima vez que vayas al supermercado llenarás tu carrito de alimentos orgánicos certificados. Recuerda, la frase “somos los que comemos” es increíblemente cierta. Los  alimentos ricos en nutrientes y libres de químicos nos ayudan a vivir plenamente y en armonía con nuestro medio ambiente.  

lunes, 18 de septiembre de 2017

Soluciones caseras para eliminar los restos de pesticidas de las verduras

   Tanto si cultivas tus propias verduras y hortalizas en un huerto casero, como si las compras directamente en el mercado, aunque te recomiendo que tus cultivos sean ecológicos, y lo que compres también. Pero puede ser que algún día eches mano a comprar algún producto proveniente de la agricutura convencional y hay un elemento que tienes que considerar: la presencia de restos de pesticidas en los vegetales que vas a cocinar y, posteriormente, ingerir.
Si tienes tu propio huerto en casa y practicas la ecoagricultura, con productos naturales en lugar de pesticidas e insecticidas, este post no es para ti. Sin embargo, la mayoría de la gente sigue confiando más en soluciones químicas para proteger sus cultivos frente al ataque de plagas y enfermedades, craso error. En estos casos, es muy importante tomar las medidas adecuadas para asegurarte de que los restos de estos productos no acaban en tu estómago, ya que muchos de ellos son tóxicos para el organismo humano.
A veces, un enjuagado sencillo o la cocción de los vegetales no es suficiente para garantizar la desaparición de pesticidas. Por eso, en esta ocasión os traemos algunas recetas caseras para limpiar a fondo vuestras verduras.
Una primera solución natural consiste en un preparado a base jugo de pomelo (unas 20 gotas aproximadamente), una cucharada de bicarbonato de sodio, una taza de vinagre blanco y una taza de agua. Mezclaremos todos los ingredientes y utilizaremos esta solución para rellenar un recipiente pulverizador, con el que rociaremos las verduras que queremos consumir
                                        

El limón, como desinfectante natural, también es muy eficaz eliminando restos de pesticidas de los vegetales. Realizaremos un preparado con una cucharada de zumo de este cítrico, una cucharada de vinagre blanco y una taza de agua.
Otro preparado muy eficaz que utiliza los mismos ingredientes pero en diferente proporción es el realizado con una taza de agua, una taza de vinagre blanco, el jugo de medio limón y una cucharada de bicarbonato de sodio.
Pulverizando las verduras y hortalizas que queremos tomar con cualquiera de estas recetas caseras, nos aseguraremos de que no quede en ellas ningún rastro de productos nocivos para nuestra salud.
   Aunque sigo insisto que cultives en ecológico o compres en ecológico, una garantía para tí y los tuyos.

            REGÁLATE SALUD!!
              bobalenecologico.es

jueves, 14 de septiembre de 2017




LA REV0LUCIÓN EMPIEZA EN EL PLATO


Reflexiones de un campesino:

La revolución comienza en el plato
.

 
 Hacer la compra no es un gesto intrascendente, y sin importancia, hagámolos de manera consciente, aunque a veces lo hagamos de manera un poco descuidada. Es importante que entendamos que, en realidad, este sencillo acto tiene repercusiones sociales, ecológicas y sanitarios de escala global. y es que, aunque no seamos consientes de ello, hay una relación directa entre la actual situación mundial y nuestros hábitos de consumo.


    Si cada vez que compramos ciertos productos pudiéramos ver todo el daño que se deriva de su producción, transformación y distribución, seguramente nos lo pensaríamos dos veces antes de hacerlo. Y si en su compra también apreciamos lo mismo, pues también ni lo pensariamos dos veces...inmediatamente lo haríamos.

Siempre que compramos un alimento estamos apostando por un modelo de alimentación determinado.

Uno de ellos es el modelo industrial de los grandes imperios alimentarios, que son irresponsables desde el punto de vista social y ecológico. Este es precisamente el modelo que se esta imponiendo hoy en día en occidente, y que desde aquí se esta exportando al resto del planeta. La gran industria agroalimentaria esta explotando a los campesinos del todo el mundo y los esta desproveyendo de sus tierras , al tiempo que destruye el entorno e impone su gama de productos (muchos de ellos poco o nada saludables) a los consumidores.



Por suerte, hay otro modelo posible, bueno para nuestra salud, el medio ambiente y la sociedad, formado por pequeños productores que viven y trabajan cerca de nuestra casa y que han elegido ser responsables ecológicamente.

Es necesario que reconduzcamos la situación agrícola y alimentaria actual y que recuperemos nuestra soberanía alimentaria, es decir, la capacidad de decidir sobre la producción, la distribución y el consumo de alimentos. Para lograrlo, es imprescindible que todos juntos, tanto productores como consumidores, vayamos en la misma dirección. No tiene sentido que los agricultores apostemos por la agricultura ecológica si los consumidores no nos apoyan. Lo que repercutirá positivamente en la economía local. 

   Así que este fin de semana tenemos la oportunidad de coprometernos con esa "justicia social", donde  podemos intercabiar y contarnos lo bueno que ocurre por el huerto y de lo que ocurre en tu mesa...así que OS ESPERO. JOSE MARÍA

SABADO DÍA 16 DE SEPTIEMBRE: CALLE SIRIO, NUEVA ANDALUCÍA
DOMINGO DÍA 17 DE SEPTIEMBRE: EXPL. FERIA ARROYO DE LA MIEL



                                  bobalenecologico.es
                                  OndaceroMarbella(97.4) Todos los martes de 12,30 13,30 "Destripaterrones"

miércoles, 13 de septiembre de 2017

 
                                                     Septiembre: uvas

 
Uva doradilla
 Si en estas fechas de septiembre, tenemos una fruta en nuestros campos y en nuestros mercadillos ecológicos que resaltan sobre las demás es la uva. 

   Aquí en bobalén, tenemos una variedad, cuyo mérito no es mio, es de mi abuelo Salvador, que por allá en los año sensenta plantó algunas cepas. Es una uva destinada tanto a la elaboración de vinos como a comerlas en racimos. Pensemos que en aquellas fechas, la alimentación estaba destinada a a un consumo de autosuficiencia en las casas de campo, de ahí la necesidad del campesinado de plantar variedades de frutales versátiles. 

  Se hacía vino, se comían como frutas y el excedente se secaban al sol para obtener las apreciadas pasas, que se consumían en fiestas señaladas, como el "día de los santos" y en navidad. En estos se movían los agricultores de la zona. 

  Como son variedades antiguas, que se intercambiaban con otros agricultores, me es dificil decir la variedad que tenemos plantada en el huerto, pero investigando, creo que es la "uva blanca doradilla plateada", uva pequeñita, con un reflejo plateado en los frutos más maduros...Exquisitas al paladar y de sabor dulce muy suaves.


La uva constituye uno de los tres pilares de la tríada mediterránea y, por lo tanto, es un alimento básico de la dieta mediterránea conjuntamente con el trigo y el aceite de oliva. Y es que su cultivo se remonta a la antigüedad, unos tres mil años antes de Cristo, y fue posteriormente fomentado en la Península Ibérica, principalmente por los romanos.
Existen más de tres mil variedades de uvas que se pueden dividir en dos grandes grupos. En primer lugar, tenemos las uvas de mesa que se consumen frescas o desecadas y que son más grandes, carnosas, y con diferentes colores: amarillas, verdes, granates o violetas. Por otro lado, están las uvas viníferas, que son en general más ácidas que las uvas de mesa.
Parra típica casas de campo en Andalucía
Las uvas frescas de temporada encuentran su mejor momento tanto en los meses de otoño como a principio de invierno y su sabor depende no solo de la variedad sino del tipo de suelo donde se cultiva.

Antioxidantes

El valor de la uva para la salud humana se debe, en gran parte, a la presencia de sustancias bioactivas que son responsables de su color, aroma y textura característicos y que tienen reconocidas propiedades beneficiosas para el organismo, demostradas en numerosos trabajos científicos.
Estos compuestos son los polifenoles, especialmente el resveratrol, que se encuentra en la piel de las uvas granates o violetas. Estos compuestos han sido estudiados y se ha demostrado una actividad protectora muy fuerte en las células por tener efectos inhibidores sobre agentes que las dañan como los tóxicos, los radicales libres y otros compuestos dañinos sobre su material genético.
El resveratrol también tiene importantes beneficios para el corazón. En este sentido, la revista científica Journal of Cardiovascular Pharmacology publicó una revisión de varios estudios científicos en seres humanos, en los que se pone de manifiesto el papel del resveratrol en la protección de las arterias y de la salud cardiovascular.
Los beneficios de estos compuestos se han certificado tanto en la ingesta de uvas como en el vino tinto. Sin embargo, es importante matizar que este papel se mantiene solo con cantidades diarias pequeñas, puesto que, sobrepasada esta cantidad, los efectos perjudiciales de su ingesta superan los beneficios.

Agua y azúcares

La composición nutricional de las uvas puede variar un poco según sean uvas blancas o granates/violetas. En general, su principal componente, al igual que las otras frutas, es el agua (83 por ciento de su peso).
En ambas variedades el aporte de azúcares (principalmente glucosa, fructosa y sacarosa) es un poco superior a las demás frutas. Así, un racimo mediano de 18 uvas aporta 100 kilocalorías, aproximadamente lo mismo que un plátano mediano, una manzana mediana o dos mandarinas grandes. Por ello, aunque a veces se suelen considerar las uvas como una fruta muy calórica, se pueden tomar si se tiene en cuenta la cantidad ingerida.
Igualmente, destaca la presencia de vitamina B6 y de ácido fólico, tan importantes para el metabolismo y el desarrollo de las células.

Aceite de semillas

Las pepitas o semillas de la uva son ricas en grasas esenciales del tipo omega 6 (ácido linoleico), pero nuestro organismo no lo puede absorber, porque no es capaz de digerir las pepitas. Sin embargo, se extraen esas grasas para el aceite de semilla de uva, ampliamente utilizado con fines culinarios y estéticos.

El dato

Más del 15% de las necesidades diarias de potasio se pueden tomar con un racimo de uvas. El potasio ayuda a bajar los niveles de sodio y, por tanto, la presión arterial, por lo que las personas con hipertensión arterial deben aumentar su consumo. Sin embargo, las personas que sufren enfermedades por insuficiencia del riñón no deben tomarlas.