SIN INTERMEDIARIOS. POR UN COMERCIO JUSTO.

"...Cuando me preguntan si soy agricultor,siempre contesto que soy un hombre que no solo cultivo, sino también observo, me preocupo e intento dar armonía a mi entorno y que todo ello, me lleva con mi esfuerzo creativo a sacar frutos de mi huerta, sin mermar la fertilidad de la tierra y de proporcionar productos que contribuyen a la salud de los demás, sin contaminar la tierra, el agua, el aire que nos son esenciales, modelando la belleza del paisaje, alimentando el cuerpo y el espíritu. Sí, agricultor soy... De ahí nace Bobalén ecológico".

lunes, 26 de septiembre de 2016



                 ¿ Que es el cultivo ecológico?

   El cultivo ecológico u "orgánico" significa que es de origen vivo. Aplicado a la agricultura, se refiere al uso sistemático de técnicas que imitan la naturaleza; es decir, la agricultura orgánica o ecológica trata de encontrar el modo de
El jardín ecológico utiliza una sere de materiales
naturales, entre ellos productos de desecho como
el estiércol de gallinas
cultivar la tierra respetando el medio ambiente, trabajando en armonía con la naturaleza y no en su contra. Sin embargo, la agricultura ecológica no consiste sólo en  un conjunto de técnicas, sino que es toda una filosofía de vida.


Orígenes del cultivo ecológico
   Desde el punto de vista de la agricultura, el "movimiento ecológico" moderno comenzó a finales de la década de los cuarenta como una reacción ante el uso cada vez más extendido de pesticidas y fertilizantes sintéticos de la 2ª Guerra Mundial.
   En muchos aspectos, sin embargo, los principios de la agricultura orgánica ya se habían puesto en práctica muchos siglos antes.

   Escritores de la Antigüedad, entre ellos Plinio y Virgilio, ya hablaron de la importancia de "cuidar la salud de la tierra". Thomas Tusser, en su tratado de agricultura de 1580 titulado Five Hundred Points of Goood Husbandry, recomienda la rotación de cultivos para mantener la buena salud de la tierra. En el siglo XVWW, John Evelyn, autor inglés que escribió tratados de jardinería, comienza su Kalendarium HOrtense, donde dedica un capitulo a describir cómo enriquecer el suelo en invierno con estiércol de caballo y oveja tras prepararlo durante dos años.

La agricultura ecológica en el siglo XXI
  Gran parte del interés actual por la agricultura ecológica comenzó en la década de los sesenta, momento en el que aumentó la preocupación por el creciente daño al medio ambiente causado por los pesticidas y otros productos agroquímicos. Si estos productos estaban perjudicando tanto a la naturaleza, ¿no acabarían también afectando a los seres humanos?

Muchas de las las plantas que favorecen la vida animal resultan
además , muy decorativas en macizos y arriates

   Este enfoque ecológico trata de reducir los efectos que nuestros jardines, campos y ciudades producen sobre el medio ambiente. Actividades como el reciclaje, el uso de materiales producidos de forma sostenible o el rechazo de pesticidas y otros agroquímicos dañinos pueden ayudar a lograrlo . La agricultura ecológica se considera una forma de cultivo más natural. Aunque tal planteamiento podría parecer en cierto modo revolucionario, en muchos aspectos puede decirse que es contrarrevolucionario. Trata de evitar los productos artificiales y se basa en un enorme bagaje de sabiduría acumulado durante más de 10.000 años de experiencia. De echo, los métodos convencionales que se utilizan hoy en día son, en realidad, muy recientes. Basta con volver la vista atrás a la época de nuestros abuelos para comprobar que los agricultores de entonces eran ecologistas. La agricultura ecológica es, por tanto la unión entre una adecuada práctica hortícola y una conciencia de nuestro impacto sobre el entorno.

¿Se puede tener un jardín totalmente ecológico?
   Probablemente la respuesta inmediata a esta pregunta tendría que ser que...difícilmente, pero sí... Pero el objetivo, bajo mi punto de vista, no es plantearse metas dificiles o inalcanzables, ahora al principio, es un cambios de pautas por tu parte, que tendrás que dar paso a paso paulatinamente. Aunque siempre hay qu tratar de hallar la solución ideal a los problemas, muchas veces no nos queda otro remedio que transigir en nuestra vida cotidiana y comprender que el sentido práctico está por encima de los ideales personales. Sin embargo, con práctica y perseverancia, si podremos ser menos conformistas dentro de los límites de nuestro jardín, Con una sencilla planificación y una buena práctica, poco a poco nuestro huerto puede ser más ecológico, hasta convertirlo en total, con el tiempo, se establecerá en él un equilibrio natural. En definitiva, el objetivo de todos los que se dedican a los cultivos ecológicos, ya se trate de un jardín urbano, de cultivar la tierra o de tener un huerto en casa, es encontrar las soluciones más apropiadas en cada caso. Siempre será mejor avanzar unos cuantos pasos hacia la agricultura ecológica que ignorarla por completo...En mi caso, fue más fácil, ya que cogí el testigo de padres y abuelos y lo único que hice fue conducir, o reorientar, lo otro ya venía heredado...

                       Los estándares ecológicos
Huerto ecológico bien diseñado y cuidado puede
ser atractivo y productivo a un tiempo

   Existen  una serie de estándares ecológicos fque establecen los requisitos que deben cumplir los agricultores, los fabricantes, etc, para que sus productos o servicios puedan contar con la calificación de ecológicos. Estos estándares suelen ser muy rigurososo y cubren una amplia variedad de actividades de cultivo y manufactura de los alimentos.


¿Son iguales en todo el mundo los estándares ecológicos? No. Cada país puede establecer sus  propios  estándares. La Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Ecológica (IFOAM) es el organismo mundial de la agricultura ecológica. Este organismo proporciona una plataforma para la cooperación y el intercambio global de información.


¿Están permitido el uso de algún producto químico en la producción ecológica? Si. Dentro del marco legal de cada país, se permite un número muy imitado de productos químocos con unos criterios muy estrictos. Los estándares ecológicos no permiten el empleo de herbicidas y fungicidas artificiales, mientras que en la agricultura no ecológica se utilizan habitualmente hasta 45 productos químicos.


Si en la agricultura ecológica restringe el uso de fertilizantes y pesticidas químicos artificiales, ¿que puedo hacer yo para que el huerto esté sano? Los agricultores ecológicos procuramos mantener y mejorar la fertilidad del suelo y practicamo la mezcla y rotación de cultivos. Así, trabajamos en armonía con la naturaleza y tratamos de lograr un equilibrio sano y natural


¿tengo yo que cumplir con los estándares para ser ecológico? No. Los estándares comerciales son muy estrictos y no resultan fáciles de no cumplir para un aficionado. Cada cual debe actuar de la forma más adecuada dependdiendo de su situación particular


¿El movimiento ecológico se centra únicamente en el cultivo de alimentos? No. Cuando se habla de adoptar un enfoque ecológico no se hace referencia únicamente a la agricultura ecológica;debe ser una forma de vida. Hoy en día, existe madera ecológica, ropa, frutas y verduras en incluso restauranrtes. Esto sgique muchos aspectos de la vida pueden ser ecológicos, y no sólo el huerto o el jardían. Esto no siempre se traduce en un cambio de vida raero sí puede cambiar mucho nuestra actitud ante la vida en general.





   

     Hoy os presento una receta típica de Josefína, de mi madre, que las hace en el campo con verduras recién cosechada y cuando tiene invitados,  ideal para aprovechar estas últimas hortalizas de verano como puede ser el calabacín, zanahorias y judías verdes, es ideal para que los niños puedan ir incorporándose a estos sanos alimentos vegetales. Solo para que os acerquéis este próximo fin de semana al Mercadillo ecológico, ese mercadillo donde funciona los canales cortos de comercialización y el cual facilita el acercamiento entre las personas consumidoras y las productoras y ha aproximado la realidad rural a la ciudad, rompiendo conla separación que genera el sistema agroalimentario dominante...donde estaré encantado de poderos atender y de poderos suministrar todos estos productos y donde segueré, creciendo como persona y como agricultor de tu mano....Jose María









 Ingredientes(8 raciones)



1 kg de menestra de verduras (guisantes, judías verdes, patatas y zanahorias,                                 calabacín)


Unos 300 gramos de queso para untar o requesón
2 vasos de nata espesa
4 cucharadas de mantequilla más un poco para engrasar
6 cucharadas de harina
12 huevos
200 gramos de queso parmesano





   Preparación 20m +1h y 15 m de cocción




Precalienta el horno a 200º C. cuece la verdura en un poco de agua durante 5 minutos y               escúrrela.



Engrasa un molde con mantequilla y añade la mitad del queso parmesano; vuélcalo y                   retira el queso sobrante.

Separa las yemas de las claras y bate éstas a punto de nieve

Ablanda la mantequilla y mézclala en un bol con la harina, la nata, los quesos, las yemas             claras montadas; incorpora las verduras

Viértelo en el molde y hornéalo tapada al baño María durante 1 hora; retira el recipiente            con agua, destapa el pastel y prosigue la cocción 10 minutos más.



 Retíralo del horno, déjalo reposar otros 10 minutos, desmolda la terrina de hortalizas,                sírvela cortada en rodajas y decórala con un poco de tomate y unas hojitas de perejil.



OS ESPERO ESTE FIN DE SEMANA:
                                     MERCADILLO ECOLÓGICO

                 SÁBADO DÍA 24 DE SEPTIEMBRE, PARQUE HUELIN, MALAGA
                 DOMINGO DÍA 25 DE SEPTIEMBRE, BOULEVARD, CALA DE MIJAS







Escúchame cada martes con @ConchaMontes en el
programa @melo_marbella Marbella en la Onda, on line en
ondacero.es/marbella y a través del 97.4 FM     

            





   

martes, 20 de septiembre de 2016


                         
                                 LOS PODERES DEL TOMATE



   Seguimos en Bobalén ecológico ultimando con las últimas hortalizas de verano, estas temperaturas tan begninas, nos permiten tener todavía verduras del "terreno" como calabacín, pimientos, berenjenas y el rey del verano: el tomate, de los cuales estamos cosechando todavía en su óptimo de maduración y de sazón, que nos ofrece un tomate rojo digno de ser la materia prima de los más prestigiosos chef.

   
   El tomate, en cualquiera de sus versiones se ha hecho imprescindible en la cocina mediterránea gracias a su sabor dulce y ligeramente ácido, su peculiar aroma, su exquisita textura y su efecto refrescante. Su color rojo intenso, qu atrae la mirada como si quisera reclamar la atención sobre sus cualidades, es debido a la presencia de licopeno, un tipo de caroteno con efecto antioxidante que protege específicamente frente a varios tipos de cáncer, enfermedades cardíacas y degenerativas.

   Rojo licopeno
   En el el tomate maduro, el licopeno representa más del 80% de los carotenos, seguido del betacaroteno, con un 5% aproximadamente. El licopeno no se conviete en vitamina A como el betacaroteno, pero su consumo es recomendable por sus destacadas propiedades antioxidantes, que protegen las células de los daños causados por los radicales libres, responsables de la degeneración de los tejidos que conduce a las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y el envejecimiento prematuro. Los estudios indican que el licopeno reduce la incidencia de los cánceres de próstata, piel, boca, cerebro, cuello, mama, pulmón, estómago y colon.

   Bueno para el corazón
   Además el tomate es un buen aliado del corazón por varias razones, ya que reduce los niveles de colesterol, en la gelatina que rodea las semillas hay un componente que previene la formación de trombos y por tanto de infartos cardiacos y embolias.

   El sabor del tomate es agriduclce debido a una pequeña cantidad de azúcares simples y a algunos ácidos orgánicos, como citratos y malatos, responsables de que resulte tan agradable y digestivo.

   Todos estos datos, aún lo conservan y lo saben las gentes del lugar, debido a la experiencia heredadas desde siempre, por ello mi madre, este pasado fin de semana elaborando tomates fritos y salsas en conserva, me comentaba que así tienen más "alimentos"...y de echo las mejores fuentes de licopeno son los concentrados, purés y salsas, sobre todo si son de elaboración casera con tomates maduros, tomates rojos de temporada y además ecológicos....

   Esta temporada, en Bobalén, he tenído como cosecha, Tomate Huevo de Toro, Tomate Castellano, Tomate Rosado de Ronda, Tomate pera y Tomate redondo rojo...todo con sus aromas, texturas y peculiaridades, pero todos con el buen hacer de la Madre Naturaleza y de la forma de cultivarlo, como lo hacía mi padre y abuelos....


bobalenecologico.es

Cestasecologicasmálaga.es
                                       
                                                   ESA CULTURA CAMPESINA


    Decía Álvaro Cunqueiro: "No hay oficio más intelectual que el de labrador". Yo también lo creo. Los campesinos escribieron directamente sobre la piel de la tierra, la tatuaron, le dejaron su huella impresa, dibujando a escala 1:1, en sus geografías invernales, majadas, dehesas de castaños, prados aclarado entre bosques, caminos que cosen como un hilván las distintas partes de su mundo y aldeas de casas humeantes que olían a fuego de leña y donde sonaban los lloqueros.

   Escribieron sobre la tierra, pero no han escrito nunca nada sobre el papel. Los libros y las leyes de papel nacieron en la ciudad, como las religiones imperiales, y por eso a los campesinos vinculados a los ciclos de la naturaleza, se les llamón en la Roma cristianizada paganos; los que viven en los pagos ajenso a las creencias de la ciudad, los pageses en Cataluña, los  que hacen pais o los paisanos. Los que al escribir sobre la tierra hicieron los paisajes son, por deriva etimológica, los mayores intelectuales de la  humanidad. Yo lo veo como Cunqueiro..."los desnudos sucros son como una señal de intelectual posesión que el hombre hizo de la tierra".

   La industralización española, primero la de las fábricas y después la de la agricultura, se empeñó en tratar a los campesinos de ignorantes, de faltos de cultura, de analfabetos...kSi la urbana sociedad romana tan sólo los calificó, nuestra sociedad industrial fu más allá: primero los descalificó y luego los condenó.

   En la universidad de los años setenta,nacida también del pensamiento industrial absoluto, nunca nos contar que los campesinos fueran los intelectuales de la tierra. Y aun a pesar de que Ortega y Gasset lo había advertido: " yo que soy profesor universitario, necesito de la colaboración de los pensamientos aldeanos mucho más que ellos de los mios".




   Tampoco nadie estimó que el contrastado empirismo acientífico de los campesinos fuese, por lo general, más certero en las gestión complejísima de sus pagos, que ahora llamamos "espacios naturales".

   Cualquiera que repase la historia de políticas de ordenación del territorio rural francés, verá la influenciada del pensamiento "paysan" y de la importancia...y gracias a ese trabajo, cualquiera que entre hoy en la página web de los parques nacionales franceses verá cómo la rehabilitación de los sistemas de pastoreo vernáculo se ha convertido en el primer objetivo de conservación en los más destacados espacios protegidos de montaña del país. Las autoridades francesas encargadas de la conservación han vuelto  sus ojos a una idea enunciada por Aristóteles: "Hay que encontrar el Principio, luego, todo se nos dará por añadidura". Y esos principios son, como en los Picos de Europa, inequívocamente campesinos, exactamente, pastores y por ello cultos.

   Mientras por aquí, no corren buenos tiempos para poner orden nuestros campos. aunque tengamos identificado el momento de nuestra historia en el que renunciamos a considerar la memoria campesina como pieza esencial del patrimonio para construir el futuro, no parece que el pensamiento político, en ninguna  de sus marcas partidarias, esté a la altura de las circunstancias para reconducir la situación.

   El asunto es grave, pues empezamos a ser conscientes de que el profuso y alambicado edificio administrativo de papel que hemos construido para "proteger" las tierras de los campesinos ausente, aprte de endeble, está mal cimentado y tiene aluminosis. Se cae a pedazos. Y los pagos de los campesinos mientras tanto se han convertido, como cantan los aragoneses de "La Ronda de Boltaña" por letra de Severino Pallaruelo, en "un país de anochecida". Un país de anochecida que necesita con urgencia que llegue el día y se haga la luz". JOSE MARIA




Escúchame cada martes con @ConchaMontes en el
programa @melo_marbella Marbella en la Onda, on line en
ondacero.es/marbella y a través del 97.4 FM     
         

       

jueves, 12 de mayo de 2016


                                        EL HUERTO ESCOLAR
 
 En los centros escolares, los huertos tienen ya historia. En los años 1970-80 existían diferentes experiencias de huertos escolares, preocupadas mayoritariamente por la pérdida de contacto del alumnado con la producción de alimentos. Yo aún recuerdo a mi maestro, D. Jesús, en el patio del colegio, donde en pequeñas parcelas realizábamos nuestros primeros huertos... Se planteaban como proyectos de conexión con el mundo rural, que se iba reduciendo drásticamente, y con los ciclos biológicos de las plantas.




De hecho, un huerto dentro de un centro escolar es un ambiente privilegiado para trabajar con procesos ecológicos, fuertemente intervenido por las actuaciones de los grupos, escenario de relaciones ecológicas múltiples, sobretodo si se introducen las asociaciones entre plantas y otros planteamientos de la agricultura ecológica. El huerto escolar es una puerta privilegiada para que entre la ecología en la escuela y de alguna manera en nuestras casas.

   Permite observar por parte de nuestros niños, el desarrollo de los ciclos naturales, pero también experimentar con diversas posibilidades. Ello se debe aprovechar para plantearse cómo planificar, cómo tomar decisiones sobre lo que se hará, cómo compartir lo que se aprende, expresar lo que se espera y organizar los pasos a seguir. Es decir, permite entrar de lleno en el terreno de la comunicación, el lenguaje y el trabajo cooperativo. El arte, el apoyo informático, el relato o el lenguaje científico pueden desarrollarse a través del proyecto del huerto. Además, es el escenario perfecto para una tecnología artesanal significativa, para introducir el trabajo manual en una educación demasiadas veces teórica, son lecciones vivas, que jamás los niños olvidarán.

   El fruto del trabajo en el huerto nos conduce hacia fuera de su espacio. Hacia la cocina, como alimento para compartir en el comedor, puede ser el vehículo para trabajar la salud. Hacia las familias del centro educativo, fomenta los vínculos de la comunidad escolar; como por ejemplo con la organización de turnos de trabajo semanales para el mantenimiento del huerto en verano. 
Y tantos caminos hay hacia fuera como hacia el huerto.
Además de la ecología y la tecnología, con estos flujos de entrada y salida, el huerto escolar ecológico permite conexiones sociales. Las semillas pueden llegar con historias de esfuerzos colectivos de recuperación, en una coyuntura de pérdida de biodiversidad cultivada. Se establece así el compromiso de un grupo o un centro con estas luchas. También llegan cursos de técnicas ecológicas abiertos al municipio, colectivos que realizan prácticas de jardinería, planes de ocupación laboral, visitas de otros grupos que tienen su propia experiencia o alumnado de secundaria que ha estudiado las leyendas locales agrícolas, la manera de utilizar plantas aromáticas o de guardar semillas, y se disponen a hacer formación para los cursos de primaria o educación infantil.

   El huerto escolar ecológico es un proyecto que puede desarrollar la educación infantil, con huertos de mesa o en el suelo, todos los cursos de la primaria o de secundaria, incluyendo por ejemplo los trabajos de investigación de bachillerato. Además acogen muy bien a estudiantes en prácticas, sean de módulos profesionales o cursos universitarios, relacionados habitualmente con la didáctica o con las ciencias ambientales. De manera que permite planteamientos a largo plazo.
Para ello, la coordinación y el trabajo en red del profesorado es imprescindible. Ello incluye formación, incorporación total o parcial de educadores/as agroambientales, organización interna en comisiones de trabajo, colaboración entre instituciones o diálogo con el sector campesino. De manera que todo debe reordenarse, incluyendo diversas relaciones laborales.
Esta complejidad de situaciones es la que llamamos agroecología escolar, la agroecología que hacen los centros escolares. Su objetivo es educativo más que productivo, y su importancia es evidente. Creo que hay que apoyar a la escuela en este esfuerzo, que se reconozcan como nuevas fincas agroecológicas; diferentes, pero imprescindibles. JOSE MARÍA.


OS INVITO AL PRÓXIMO MERCADILLO :

SABADO DIA 14 DE MAYO, PASEO REDING MALAGA 

DOMINGO DIA 15 DE ENERO: EN ARROYO DE LA MIEL
                   

 RECINTO FERIAL, AVENIDA DE ROCIO JURADO
         JUNTO SELWO MARINA DELFINARIUM





BOBALENECOLOGICO.ES
BOBALENECOLOGICO.BLOGSPOT.COM


Escúchame cada martes con @ConchaMontes en el
programa @melo_marbella Marbella en la Onda, on line enondacero.es/marbella y a través del 97.4 FM