SIN INTERMEDIARIOS. POR UN COMERCIO JUSTO.

"...Cuando me preguntan si soy agricultor,siempre contesto que soy un hombre que no solo cultivo, sino también observo, me preocupo e intento dar armonía a mi entorno y que todo ello, me lleva con mi esfuerzo creativo a sacar frutos de mi huerta, sin mermar la fertilidad de la tierra y de proporcionar productos que contribuyen a la salud de los demás, sin contaminar la tierra, el agua, el aire que nos son esenciales, modelando la belleza del paisaje, alimentando el cuerpo y el espíritu. Sí, agricultor soy... De ahí nace Bobalén ecológico".

jueves, 20 de abril de 2017

Aún no había amanecido y Álvaro ya llevaba varias horas caminando, desde que comenzó a trabajar en la Consejería de Medio Ambiente, le atrajo los paisajes y lo que encontraba al amanecer en el "tajo" de trabajo y lo que más le llamaba la atención era: el sonido del silencio del campo...sus momentos.

   Le ha costado más de lo habitual encontrar escenas de aves despertándose, de conejos sorprendidos en amoríos crepusculares o del rebaño de ovejas que cada mañana sorprende entre encinas y tomillares de la sierra, pero al final ha tenido suerte y ha podido hacer varias tomas en un limonar. Con el macro como objetivo ha captado ese momento mágico en que las hojas verdes sudan, como si la noche hubieran sido largas horas de esfuerzos para ellas. Tomas de perfectas gotitas de agua como una hilera de malabaristas y funambulistas en la cuerda floja. En una de ellas, como un espejo, se ver el rostro reflejado de una abeja a punto de saciar su sed. un "Clik" en su Cannon : toda la vida pequeña para el ojo humano, que pasa desapercibida para nosotros, pero un instante mágico, sorprendente y natural de este animal.

   Pero lo que no sabe Álvaro  que no es solo agua lo que ingiere la abeja en ese momento. Ese limonar ha sido tratado con productos de Bayer, y su organismo está recibiendo unas dosis de Imidacloprid, las consecuencias para este insecto que nos acompaña desde el Paleolítico, son de guión de cine de terror, una de cada dos abejas que bebe este néctar estará muerta antes del tercer día. Y lo más sangrante, si ella no es la que muere, entonces de por vida volará desorientada, con torpeza, tal ven no sepa regresar a su colmena.

   José María, de nuevo sorprende con sus tareas del cole, hoy trae (según él), dibujos en que entre los trazos y bocetos de mano nerviosa y colores vivos, apasionados dibujos, en que yo solo podía vislumbrar algo amarillo y una especie de nubes... pero al preguntarle, me comenta que es un prado con flores, animales, mariposas, abejas...modelo idílico de naturaleza, y natural para sus cuatro años. Según ha explicado, la profesora ha puesto una diapositiva de un paisaje de un prado y ellos han dibujado...
   

Mis observaciones no son científicas, pero este año, por donde paseo, siento y disfruto, en esta pasada primavera nos ha traído menos golondrinas, he visto menos perdices entre los secanos de Zalea, menos alcaudones y por supuesto menos abejas.

   Reflexiono ante el dibujo de mi niño y no puedo parar de pensar: tienen que ver mi hijo, nuestros hijos los paisajes, las escenas naturales a través de diapositivas, o de algún álbum seguramente editado por "Nestlé", "Coca cola" de paisajes . ¿Que legado como hombre, como persona, le puedo, podemos  dejar?: vida de prisas, de competitividad, de correr, de que consumir libera nuestra mente, que mientras más aparatos tecnológicos tengamos como e-book, tablet, videoconsolas, móvil de última generación nos hará la vida más fácil....

   Ahí entra en juego tú como consumidor ecológico y yo como agricultor, donde tanto tu práctica como la mía (imaginaros multiplicadas por muchas en el mundo) dónde la actividad natural, como la hemos conocido siempre, es nuestro modo de hacer, pensar y actuar...No hay venenos, no hay toxicidad en nuestras actuaciones y relaciones, apostamos por preservar la vida ante la muerte...Apostamos por dejar un legado a nuestros hijos donde ver amanecer, ver atardecer, ver las abejas polinizando, paisajes de nuestra infancia, la lluvia, la hierba, las nubes, y lo más importante la ecología con nuestros semejantes,  no sean trazos sobre folio visualizado en una diapositiva, o en una Cannon, sino sea grabadas en la retinas de nuestros hijos y para que sobre todo, puedan oir el sonido del silencio del campo....JOSE MARÍA 





                           OS ESPERO ESTE FIN DE SEMANA:_

  SÁBADO DÍA 22 DE NOVIEMBRE: MÁLAGA: PARQUE HUELIN


Si no podéis asistir, ya podéis hacer vuestro pedido a través de bobalenecologico.es y la semana que viene os lo llevo...muy fácil y cómodo, y para cualquier encargo o reserva telf, 608251668,

                                          JOSE MARÍA



facebook: bobalenecologico

Escúchame cada martes con @ConchaMontes en el
programa @melo_marbella Marbella en la Onda, on line en 
ondacero.es/marbella y a través del 97.4 FM, programa "destripaterrone





lunes, 10 de abril de 2017

   En época de fuerte tradición religiosa en “Semana santa”, aquí en la zona de Pizarra, en toda la zona del Guadalhorce,  no se comía  carne, algo que también se extendía a  todos los viernes del año. Fruto de esa prohibición surgieron en el recetario popular recetas impresionantes que a día de hoy seguimos manteniendo por lo deliciosas que están, manteniendo las  tradiciones también en la cocina.
El potaje de vigilia aúna  ingredientes  muy fáciles de conseguir, las espinacas, el bacalao y los garbanzos. Todo ello bien guisado constituye un plato exquisito que te invito a hacer en casa. Te aseguro que aunque en tu casa no sean muy amigos del pescado, este potaje les encantará.

Ingredientes
  • 650 g de garbanzos cocidos o 250 g de garbanzos crudos
  • 300 g de espinacas frescas
  • 500 g de bacalao desalado
  • ¼ de pimiento rojo o verde
  • 400 ml de caldo de verduras o pescado.
  • 2 tomates medianos.
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 2 dientes de ajo
  • 4 huevos cocidos (mejor ECO o de aldea)
  • Pimentón de la Vera.
  • Sal y pimienta negra de molinillo.
  • Aceite de oliva
Instrucciones
  1. Receta con garbanzos crudos
  2. Se ponen los garbanzos a remojo de víspera en agua abundante.
  3. Al día siguiente se escurren, se ponen en una olla, se cubren con agua tibia, se añade una pizca de sal, un chorrito de aceite y se ponen a cocer en olla a presión durante 20 minutos. Se escurren y se reservan.
  4. Con garbanzos cocidos
  5. Se vuelcan los garbanzos en un escurridor y se lavan bien debajo del grifo hasta que estén limpios del agua en el que vienen conservados. Reservar.
  6. Cocemos los huevos en abundante agua con un chorrito de vinagre entre 12 y 13 minutos. Pelamos y reservamos
  7. Cortamos el bacalao en pequeños trozos desechando las espinas.Reservamos.
  8. Lavamos y escurrimos las espinacas. Reservamos.
  9. Se ponen 5 cucharadas de aceite de oliva en una olla al fuego.
  10. Picamos la cebolla, las zanhaorias y el pimiento y lo añadimos a la olla, sofreímos.
  11. Agregamos el 
  12. Cortamos el bacalao en pequeños trozos desechando las espinas.Reservamos.
  13. Lavamos y escurrimos las espinacas. Reservamos.
  14. Se ponen 5 cucharadas de aceite de oliva en una olla al fuego.
  15. Picamos la cebolla, las zanhaorias y el pimiento y lo añadimos a la olla, sofreímos.
  16. Agregamos el puerro y los dientes de ajo picaditos. Salpimentamos.
  17. puerro y los dientes de ajo picaditos. Salpimentamos.
  18. Pasamos el conjunto por el pasapuré y lo devolvemos a la olla. Probamos para ver como va de sal.
  19. Dejamos la olla a fuego medio y cuando recupere el hervor añadimos las espinacas, dejamos 2-3 minutos y agregamos el bacalao en trozos y continuamos la cocción durante 4 minutos más, e incorporamos los garbanzos, integramos sin revolver, mezclamos moviendo la olla con movimiento de vaivén, así evitaremos romper el bacalao.
  20. Cuando la olla vuelva a tomar hervor, apagamos el fuego, probamos por si fuese necesario añadir sal.
  21. Emplatamos con un huevo cortado en cuartos sobre la superficie de cada plato y un hilo de aceite de oliva.
  22. Servimos.